Ambientación misionera intervenida por el Club de Amigos de los Cuentos de Horacio Quiroga. Allí se reúnen los socios de la entidad una vez por año, en ocasión del onomástico del famoso escritor. Durante toda la noche leen sus cuentos a la luz de las velas y linternas, en compañía de las mascotas del Club: una gama con problemas de visión, un loro y un tatú carreta.

Lugar verídico: Rivadavia y Maipú.

© Gabriela Villano. Texto y fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario