Capilla San Roque, donde se guardan los óbolos de los escritores suplicantes que peregrinan, desde la época de la Colonia, hasta esta casa de oración, para lograr que los editen, ya sea en formato celulosa o, ahora, digital. En el interior de la capilla está el denominado “Altar de los Redactores Promesantes”, con algunas tallas y ofrendas del siglo XVIII y XIX donadas para agradecer al Santo por las gracias concedidas. Cualquier método sirve para lograr publicar.

Lugar verídico: Alsina y Defensa.

© Gabriela Villano. Texto y fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario