Embalse donde mora “El Porteñito”, monstruo acuático que hace de las suyas en cualquier fuente o estanque que se le ponga a tiro, sobre todo en los meses de verano, cuando el calor y la humedad aprietan en la jungla de cemento porteña (de ahí su nombre). A pesar de sus correrías urbanas, el bichito tornasolado muestra especial predilección por este natatorio, tal vez por ser de estilo zen.

Algunos biólogos aseguran que “El Porteñito” es pariente lejano de “Nessie”, el monstruo o plesiosaurio del Lago Ness, en Escocia. Otros afirman que está emparentado con “El Nahuelito”, que vive en el Lago Nahuel Huapi, en la Patagonia y que, a raíz de una discusión familiar, se vino para acá. Él no afirma ni niega nada. Los escritores de la zona acostumbran alimentarlo con el papel de los cuentos que descartan. El bichito está muy gordo; paren un poco, che.

Lugar verídico: Rivadavia y Maipú.

© Gabriela Villano. Texto y fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario