Sede de la Sociedad muy Secreta de Escritores Independientes del Barrio de San Nicolás, entidad fundada y presidida por el célebre autor Floreal Rubinetti. Como es una agrupación cuasi clandestina que tiene mucha rivalidad con la Sociedad Anónima de Escritores aún más Anónimos del Barrio de Flores, cuyo actual presidente es el ilustre Domitilio Gutiérrez (figurita repetida en este blog), sólo diremos que el edificio que se muestra en la foto está sobre la Avenida de Mayo, antes de llegar a la Avenida 9 de Julio en dirección desde el Bajo.

Lugar verídico: Avenida de Mayo.

© Gabriela Villano. Texto y fotos.



























Galería Güemes. Foto del ascensor que desciende hasta el fabuloso mundo perdido de la Atlántida, según una teoría de la ufóloga que se ufana de tal, la señora Fabiola D. de Zerpas. Este ascensor fue construido por un contingente de extraterrestres cuando estuvieron de visita en nuestro planeta porque se confundieron de ruta galáctica (a cualquiera le puede pasar, sobre todo en un Universo tan grande). Lleva, como máximo, cuatro pasajeros en un viaje que solo se puede realizar el 31 de febrero a la medianoche. No insistan preguntándole al personal de seguridad de la galería; están entrenados para negar todo.

En otra de las fotografías, se puede apreciar el detalle de la esfinge ligerita de ropas que protege el ascensor de intrusos indeseados. Antes de embarcar pasajeros, la esfinge le presenta un enigma a los viajeros, por ejemplo, ¿cuál será el índice de inflación oficial del mes que viene? Si lo desentrañan (al índice no, al acertijo), les permite pasar. Si fallan, bueno, ustedes entienden.

Lugar verídico: Florida 165.

© Gabriela Villano. Texto y fotos.



Avenida Gaona, ruta que el Virrey Sobremonte usó para huir de Buenos Aires en 1806, haciéndole pito catalán a los ingleses que no tuvieron mejor idea que invadirnos. El Virrey tomó esta ruta, en ese entonces llamada “Camino al Monte Castro”, con el erario público, o sea, la plata de la ciudad (no era zonzo el hombre). Este hecho impulsó al escritor de Flores Domitilio Gutiérrez a redactar su celebrado cuento “No huyas, rata cruel, desperdigando nuestra guita”.

Lugar verídico: Av. Gaona al 1800.

© Gabriela Villano. Texto y fotos.