Figuras pétreas que inspiraron a la celebrada poetisa de Flores Gumersinda Reyes a escribir su largo, pero muy largo poema titulado Amores pedregosos, que comienza de la siguiente manera: “Oh, atlantes inaccesibles / que me quitan el sueño / haciéndome fruncir el ceño / ante vuestros músculos visibles”. Poesía pura. (¡Madre mía!

Lugar verídico: Perú esquina Belgrano.

© Gabriela Villano. Texto y fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario