Uno de los castillitos de la Ítalo, Compañía Ítalo Argentina de Electricidad (actual EDESUR).

Según el periodista Daniel Riera en su libro Buenos Aires bizarro, "Nos criamos mirando los castillitos de la Ítalo, diseminados por toda la ciudad e imaginados por el italiano Juan Chiogna que, en vez de seguir la típica arquitectura industrial para diseñar las usinas, tomó como referencia el estilo lombardo del Palacio Sforza de Milán, que data del siglo XV. Estos castillitos, una construcción de usinas y subusinas de electricidad, fueron creados por un arquitecto que, en lugar de resolver la obra de manera totalmente utilitaria y cuadrada (eran usinas, con que tuvieran un techo y cuatro paredes bastaba), se inspiró en un castillo para construir algo que está lejísimo de un uso suntuoso.”

En el castillito de la Ítalo que vemos en la foto, de los ingenieros constructores Devoto y Bruzzone, se inspiró el prodigio literario de Flores Domitilio Gutiérrez para escribir su relato “Besos eléctricos”.
 
Lugar verídico: Méndez de Andés 1657.

© Gabriela Villano. Texto y fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario